Ir a terapia es hacerte cargo de tu propio rollo. Es jodido aprender a lidiar con tu propio rollo. Mientras más tiempo pasa, más y más de enreda. Y ahí vas por la vida, cargando al otro con tu rollo, rompiendo gente, echando culpas. El rollo se tensó tanto, que el hilo ya no gira con libertad. Es dominado por los enojos, las proyecciones, el mal humor, y todo síntoma que se te ocurra.

Pero,  si te pones a mirar bien, sólo vos sabes cómo desenredar ese rollo, sólo que a veces sólo no podés. Y, con suerte, te decidís a hacer una consulta. Y ahí encontras dos manos más, que te dicen “empezá por acá”, que te ordenan, que te ayudan a visualizar cada nudo.

Cada sesión, te vas a ir de ahí menos enredado, y con más preguntas que respuestas, pero al menos te vas a estar haciendo cargo de tu rollo. Vas a buscar relacionarte con otros más o menos enredados que vos, pero diferenciando cuál es tú rollo y cuál es del otro.

Pero ojo, vos sólo podes con tus nudos! Si me metés con el rollo del otro, de tanto enredo van a hacer un gran nudo, de esos que se desatan sólo con tijera.

Elige tu moneda
USD Dólar de los Estados Unidos (US)